3.10.13

Esquí chalteniense


Esquiar en el Sur de la Patagonia es una experiencia realmente apasionante.

Es un territorio escasamente poblado, en el que los acercamientos a las montañas se convierten en todo un reto. El asfalto no existe y las pistas son muy escasas. Todo el terreno, fuera del Parque Nacional de los Glaciares, incluyendo lagos, montañas y glaciares tienen propietario, con lo que los accesos son complicados.

En El Chaltén no hay señal de teléfono móvil, ni helicópteros de rescate, y ante cualquier contingencia dependes totalmente de tus compañeros. El equipo de rescate lo conforman los propios andinistas de la zona sin más medios que su infatigable tesón y solidaridad.

Las esquiadas, incluso las más sencillas, son poderosas. 

Allí un pequeño grupo de fanáticos esquiadores chaltenienses, fuertes y motivados, me revelaron los fabulosos tesoros que guardan.

Atravesando, con los esquíes en la mochila, bosques incólumes sin rastro de presencia humana, accedemos a  cerros de nombres sonoros: Loma del Pliegue Tumbado, Loma del Diablo, El Mosquito, Vespignani, Cerro Eléctrico, Cerro Madsen, Gorra Blanca, Loma de las Pizarras, ...

En el reino de los huemules y los pumas esquiar proporciona las satisfacciones más intensas que pueda imaginar.
































 





































 





4 comentarios:

Diego Cienfuegos dijo...

Brutal Duba. Qué paisaje increíble!
Sigue posteando por favor...

rocio dijo...

que bonitos paisajes, vaya envidia que me das!!!pasalo bien pero acuerdate de los pobres que tamos aqui metidos todo el dia currando , me encantan tus fotos

Anónimo dijo...

Jope ! pues menos mal que era un mal año y con poca nieve. Pues la has pillado toda tu, y con un marco incomparable de telón de fondo por todas partes. Envidia sana como siempre.
Karlos

brojos dijo...

No pongas estas entradas...que me pongo malo (de envidia)Grande.